Federico Mayor Zaragoza

March 6, 2017

FEDERICO MAYOR ZARAGOZA tiene los ojos azules y viste de traje gris. Me recibe una mañana lluviosa de octubre en la biblioteca de la Fundación Cultura de Paz, institución que preside y a la que dedica hoy todo su esfuerzo. Es el último proyecto de uno de los españoles con mayor proyección internacional de nuestro siglo XX, un catalán de familia humilde que llegó a ser Ministro, diputado del Parlamento Europeo y director general de la Unesco entre 1987 y 1999.

 

Federico es un hombre inteligente, afectuoso y sencillo. Un humanista de otra época, autor de tratados científicos, ensayos sobre derechos humanos y media docena de poemarios. Hablamos de política, de educación y de su paso por la Universidad de Oxford.

 

“En 1966 –me cuenta– obtuve una beca del British Council. Hice las maletas y me mudé con mi mujer y tres hijos para trabajar en el laboratorio que el Premio Nobel de Química Hans Adolf Krebs tenía en Oxford.” Allí pasó dos años, estudiando el metabolismo de los aminoácidos y la patología perinatal como visiting professor y senior fellow de Trinity College. “Fue un periodo inolvidable”, dice con una sonrisa nostálgica. “En Oxford aprendí el valor de la investigación y de la verdadera autonomía universitaria (…) El sub-director del equipo era un bioquímico brillante que ni siquiera tenía una licenciatura. Estaba allí por lo que sabía y por lo que aportaba a la ciencia. El Profesor Krebs solía decir: investigar es ver lo que otros ven y pensar lo que nadie ha pensado”.

 

“Mi vida en Oxford era muy agradable. Pasaba los días en el laboratorio. Por las tardes, daba largos paseos por las calles y jardines de la ciudad. Los miércoles, iba a high table. Por aquel entonces aún no había mujeres en el college, pero ese día se nos permitía llevar una acompañante. Tenía una cola de amigas esperando a que las invitase.” (Ríe). Buena parte de su mirada internacionalista y vocación de servicio se desarrolló en aquel periodo. “Estar fuera voluntariamente es una maravilla. Es una experiencia esencial porque te lleva a entender algo importantísimo: que todos los seres humanos somos iguales en derechos y en dignidad.”

 

En 1968, Mayor Zaragoza regresó a su cátedra de Granada y empezó a poner en práctica todo lo que había aprendido sobre la prevención de enfermedades raras. “Al llegar a Oxford descubrí que el emblema del Condado era Sapere aude. Al regresar, comprendí que atreverse a saber debe ir acompañado de saber atreverse”. En 1973 se instaló en Madrid, puso en marcha el Plan Nacional de Prevención de la Subnormalidad Infantil y fundó el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa. Ahí comenzó también su carrera política, primero en el gobierno de Adolfo Suárez, desempeñando un destacado papel en la Transición a la democracia, y después en las Naciones Unidas, la Unesco y la Alianza de Civilizaciones.

 

Le pido alguna cita para cerrar el texto. “Ponga algo que le oí decir a Rigoberta Menchu, hace mucho tiempo: Perdona amanecer por no haberte recibido como mereces”.

 

 

Dr. Diego Rubio

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Juan Luis Vives

November 15, 2016

1/2
Please reload

Recent Posts

June 11, 2017

April 27, 2017

February 14, 2017

January 30, 2017

November 28, 2016

November 15, 2016

November 7, 2016

October 28, 2016

October 11, 2016

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square